» TURBOS Y SERVICIOS MONTERREY

Videos

Cómo funciona un turbo

Un turbo utiliza los gases de escape del motor para impulsar una turbina a velocidades de hasta 280.000 rpm.

La turbina está conectada mediante un eje a una rueda de compresor y las dos ruedas giran juntas para aspirar y comprimir grandes cantidades de aire ambiental. El aire es muy denso y está muy caliente, por lo que se hace pasar a través de un enfriador de aire, donde se enfría y aumenta aún más su densidad antes de entrar en el motor. La presencia de este aire comprimido hace que el combustible arda con más eficacia, lo que produce más potencia y consume menos energía.

Como resultado, es posible generar más potencia con motores de menor cilindrada, lo que significa en definitiva un menor consumo de combustible. Cada vez más, los turbos van unidos a sistemas de inyección de combustible de alta presión, que permiten obtener una combustión más eficiente y limpia.

Aunque el concepto en el que se basa la sobrealimentación es sencillo, su aplicación resulta muy compleja.

En un turbo con válvula de descarga, se usa un actuador para abrir y cerrar una válvula de baipás que desvía los gases de escape. Esta posibilidad de limitar la cantidad de gas que llega a la turbina permite regular la presión de soplado al controlar la velocidad de rotación del compresor.

VNT™ turbo En un turbo Garrett® VNT™, es posible ajustar al instante una fila de paletas móviles situadas alrededor de la entrada de la turbina para variar el caudal de los gases de escape que fluye a través de la turbina. Como resultado, es posible regular el flujo de gases para que un turbo VNT™ actúe como un turbo pequeño a bajas velocidades (suministrando un mayor nivel de soplado) mientras que a velocidades superiores el turbo se configura automáticamente para proporcionar el rendimiento de un turbo de mayor tamaño.

Sistema de doble fase secuencial paraleloEn un Garrett® sistema de doble fase secuencial paralelo, dos turbos pequeños trabajan en paralelo: un turbo proporciona soplado a bajas rpm y ambos trabajan juntos a altas rpm.

 

 

 

Instalación del turbo

Los turbos que llegan al mercado de posventa son muy complejos y exigen conocimientos especializados para su instalación sin problemas.

Instalación del turboLos turbos instalados correctamente realizan importantes contribuciones al rendimiento, reducción del consumo y control de emisiones, pero la instalación incorrecta puede tener consecuencias graves y potencialmente peligrosas, como conflictos con el ordenador de abordo y daños graves en el motor.

Aquí tiene algunos de los pasos que un instalador de turbos especializado llevará a cabo como parte del proceso de sustitución:

  • Cambiar el aceite y filtro según las especificaciones de los primeros equipos.
  • Retirar el cárter del motor y limparlo por completo antes de volver a instalarlo
  • Limpiar la entrada de aceite del turbo
  • Sustituir los conductos de entrada y salida para garantizar un flujo de aceite sin obstrucciones
  • Cebar el turbo con aceite limpio y nuevo antes de volver a conectar el conducto de entrada de aceite
  • Sustituir el filtro de aire
  • Sustitur las juntas según las especificaciones originales
  • Probar el turbo con el motor al ralentí durante unos minutos antes de aumentar la velocidad
  • Prueba en carretera y nueva comprobación de todas las conexiones

Estos son solo algunos de los pasos que realizan los expertos al instalar un turbo nuevo… recuerde que es posible provocar daños graves en el motor en caso de instalación incorrecta, de modo que consulte siempre a un profesional.

 

 

Solución de problemas

Si cree que su vehículo puede tener un problema relacionado con el turbo, no se precipite al sustituirlo: los daños en el turbo a menudo son síntoma de un problema subyacente, y no el problema en sí.

Falta de potencia, funcionamiento ruidoso, humo o consumo de aceite excesivos, pueden ser consecuencia de un fallo en el sistema de inyección de combustible, filtros de aire atascados o bloqueados, daños en el sistema de escape o un problema de lubricación.

.Antes de sustituir el turbo, haga clic aquí para consultar una completa lista de comprobación de diagnóstico. Después, si no hay ninguna causa evidente, asegúrese de que su especialista en turbos lleve a cabo un extenso programa de solución de problemas.

El turbo suele fallar por problemas que se inscriben en las cuatro categorías siguientes:

CUERPOS EXTRAÑOS
Daños en las ruedas del turbo o en la paleta variable a causa de cuerpos extraños que entran a gran velocidad en la turbina o en el compresor, ralentizando el movimiento de la paleta y desequilibrando las ruedas. Fotos >

FALTA DE LUBRICACIÓN
Rotura por fatiga del turbo o transferencia de materiales causados por la fricción de un metal contra otro y las altas temperaturas derivadas de la escasa aportación de aceite, la incorrecta posición de la junta y el uso de juntas líquidas o lubricantes de mala calidad.
Fotos >

ACEITE CONTAMINADO
Los daños en el sistema de cojinetes del turbo suelen producirse cuando en el aceite hay demasiadas partículas de carbonilla en suspensión, porque se han espaciado demasiado los cambios de aceite y de filtro o porque el mantenimiento es deficiente.
Daños en el sistema de cojinetes causados por un fragmento de acero en suspensión en el aceite después de una revisión importante del motor.
Fotos >

SOBREVELOCIDAD O TEMPERATURA EXCESIVA
Daños en el turbo a causa de un funcionamiento por encima de los límites para los que ha sido diseñado o de las especificaciones del fabricante del vehículo.
Los problemas de mantenimiento, el mal funcionamiento del motor o las mejoras de rendimiento no autorizadas pueden provocar que el turbo gire por encima de sus límites, causando fallos por fatiga en el compresor y en la rueda de la turbina.
Fotos >